Riesgos Hidrometereológicos

El número e impacto de los desastres naturales de origen hídrico se ha incrementado de manera importante desde mediados del siglo pasado. Como consecuencia de una mayor variabilidad climática y los efectos del calentamiento global, el peligro hidrometeorológico se ha acrecentado y extendido, al tiempo que la resiliencia de las sociedades, en muchos casos, no es suficiente para enfrentar estos peligros. Como consecuencia, el riesgo hidrometeorológico ha aumentado. Las inundaciones y sequías en particular, en un clima cambiante, requieren una mayor comprensión para generar mejores pronósticos y una gestión apropiada de las consecuencias de esos fenómenos. México, como otros países de Latinoamérica y el Caribe, sufre de ambos extremos.

El número y costo de los desastres naturales relacionados con el agua ha registrado un continuo incremento en las últimas décadas (UNESCO, 2009), como se muestra en la figura 1. Como puede observarse, en especial desde 1990,el número de desastres ha registrado un incremento constante en lo que se refiere a inundaciones y efectos de vientos.

Desastres relacionados en el agua 1980 a 2006

El costo de los daños se incrementa no sólo por el mayor peligro de eventos extremos, sino por la mayor vulnerabilidad o baja resiliencia de muchos países, en particular los menos desarrollados. Sin embargo el fenómeno afecta de manera semejante a los países desarrollados, como puede apreciarse en la figura 2, para los Estados Unidos de América.


Daños en los EEUU por inundaciones - Cátedra UNESCO UDLAP

Como es del dominio público, México sufre año con año por los efectos de los fenómenos hidrometeorológicos extremos. Entre los más recientes, una sequía de más de dos años de duración en el norte de México, e inundaciones catastróficas en el centro y sur de México, en ambos litorales, en septiembre de 2013. Desafortunadamente, las pérdidas humanas son cada vez mayores, así como las pérdidas económicas, que alcanzan ya decenas de miles de millones de pesos anuales, sin contar los efectos nocivos del retraso al desarrollo económico y social de muchas regiones. La sequía, en particular, es el evento hidrometeorológico que mayores daños económicos y sociales ocasiona, al que se asocian fenómenos como migración climática y daños al medio ambiente, incluidos algunos permanentes como la desertificación. Su frecuencia e intensidad, presumiblemente por efectos del cambio climático, se ha incrementado desde 1970 a la fecha.

No obstante, por su complejidad y extensión, el conocimiento de este fenómeno es todavía insuficiente para su correcta medición, modelación, predicción y atención operativa. Pocos países cuentan con sistemas de prevención y gestión de la sequía, y no se registra sistemáticamente su ocurrencia y efectos.

Por otra parte, las precipitaciones extremas, con sus efectos nocivos como inundaciones y deslizamientos de tierra, ocasionan no sólo enormes pérdidas de infraestructura y al sector productivo, sino inclusive pérdidas de vidas humanas y con frecuencia revierten años de progreso.

En consecuencia, entre los mayores retos a la seguridad hídrica de México se encuentra la protección contra inundaciones. En el año 2010 solamente, el costo de los daños ocasionado por fenómenos hidrometeorológicos extremos ascendió a 82,540 millones de pesos. En Nuevo León, los daños del huracán Alex representaron el 2.45% del PIB del estado, y en Veracruz las inundaciones ocasionadas por las tormentas Karl y Matthew ocasionaron daños equivalentes al 4.8% del PIB estatal; en ese año 739 municipios del país recibieron declaratoria de desastre natural por eventos hidrometeorológicos (CENAPRED, 2012). En el año 2007, la mayor parte del estado de Tabasco sufrió inundaciones, con enormes costos económicos y sociales. Como se aprecia en la figura 3, el número de decesos y el costo de los daños se han ido incrementando.

Daños en México CENAPRED

Las previsiones de la mayor parte de los modelos y escenarios de cambio climático muestran que el número e intensidad de estos eventos se incrementará.

Referencia

UNESCO. (2009). Global Trends in watrer-related disasters: an insight for policymakers. Paris: United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization.